COMO QUEBRAR UNA EMPRESA FAMILIAR

Una realidad de las empresas familiares mexicanas es que la mayoría ha logrado subsistir a través del tiempo y a pesar de las crisis y los errores que como nuevo empresario se cometen. A continuación se presentará una serie de “mitos” que de ser tomados como verdaderos pueden llevar a las empresas familiares directamente a su cierre.



1. “El negocio familiar da para todo"

El análisis consistente y a fondo de la información financiera no es un hábito que esté presente en las empresas familiares. En la mayoría de los casos el Departamento de Contabilidad tiene como objetivo principal cumplir con la normatividad fiscal, dejando de lado los informes financieros básicos para la toma de decisiones. Ante la ausencia de esta información, la operación de las empresas familiares se sostiene a través de créditos y factorajes, que en el largo plazo, merman considerablemente las utilidades netas de la empresa.


La decisión referente al reparto de utilidades y remanentes generados por la empresa para los accionistas, usualmente miembros de la familia, se realiza basado en el criterio que el dueño establece, casi siempre sin el soporte de información financiera confiable.


El primer clavo en el ataúd de la empresa es no tener una proyección de flujo de efectivo y la falta de definición de políticas y objetivos de cobranza y de control de gastos que garanticen la liquidez de la empresa.


Es de suma importancia desarrollar e implementar el protocolo familiar y el gobierno corporativo, en los cuales se debe establecer con claridad que las utilidades o dividendos para los miembros de la familiar se definen en función a la productividad de la compañía, de la capacidad para generar rentabilidad en la misma, dejando de lado las cuotas fijas y pagos a través de producto.


2. “Nuestro negocio familiar no tiene problema porque mantiene altas ventas, una gran variedad de productos y atiende una amplia cartera de clientes”.

El gran ego que producen las ventas en las empresas familiares no siempre es síntoma de rentabilidad. Muchas compañías familiares creen tener grandes márgenes de ganancia al presentar un alto volumen de ventas a muchos clientes, sin embargo, no todos los clientes son rentables cuando se integran en el costo del producto los gastos variables generados por la venta y la entrega.


Muchas compañías toman cualquier tipo de oportunidad que se les presenta en el mercado para ganar clientes y cerrar negocios a cualquier costo, olvidándose de la diferenciación que respalda su marca. Pretender vender a todos los segmentos del mercado sin una estrategia comercial sólida, clara y defina es una de las principales causas de la pérdida progresiva de clientes, ya que se pierde toda relación entre la marca y los atributos o ventajas competitivas de tu producto, como los son el diseño, la calidad, el servicio, su funcionalidad, el cumplimiento de la fecha acordada de entrega, la confianza en su funcionamiento, y hasta incluso, el precio, entre otros.


Las empresas familiares que presentan productos o servicios dirigidos a un segmento de mercado claro y definido, generan un gran reconocimiento de marca, lo que atrae a clientes leales e importantes para el negocio, lo cual se refleja en altos índices de rentabilidad.


3. “Las decisiones referentes al personal las toman los miembros de la familia”.

Las empresas familiares que están en crecimiento, buscan robustecer su estructura organizacional a través de delegar las funciones en el personal aparentemente más leal de la organización, los propios parientes o miembros de la familia, sin asegurarse que el candidato cubra el perfil o bien que exista un plan de capacitación específico, planeado y acordado con tiempo y compromiso mutuo, lo cual es fundamental para desempeñar profesional y exitosamente el puesto.

A pesar de las dificultades afectivas que puede provocar el realizar modificaciones en la estructura de la empresa familiar, incluyendo a los miembros de la familia, o sus descendientes, es importante entender que la definición de organigramas y nombramientos debe estar supeditada a la estrategia y a los objetivos y requerimientos que tiene la compañía.


Esta delegación de funciones tiene que ir acompañada de autoridad ante los subordinados para los nuevos mandos medios.






4. “Los sucesores ocupan puestos gerenciales”.

La creación de puestos y la asignación de funciones al personal miembros de la familia sólo con el fin de justificar un salario u honorarios, genera grandes mermas en el desempeño integral de la organización.


La transición de la empresa familiar a la familia empresaria no es sencilla, ya que los miembros de la familia aprendan a trabajar bajo políticas y procedimientos representa un gran compromiso para todos los involucrados en el negocio familiar.


El brindar un trato similar a los empleados, en relación a los miembros de la familia, en términos de exigencias, eficiencia, apego a políticas, normatividad, incentivos y, sobre todo, responsabilidad y compromiso son elementos clave para mantener la productividad y estabilidad financiera del negocio.


Se deben establecer reglas financieras, comerciales y operativas documentadas en un gobierno corporativo para los accionistas que operen y para los que no operen la organización, éstas son redactadas en consenso y con el objetivo de salvaguardar los objetivos del negocio.


Ante su ausencia, la fuga del conocimiento de las actividades clave del negocio y la creación de competencia generada por los mismos miembros de la familia se presentará fácilmente en el futuro cercano de la organización.