Aplicación y Beneficios del Coaching Directivo

Con el fin de tener una organización exitosa, que cuente con una planeación estratégica bien definida, procesos eficientes y una estructura sólida que los respalde, es necesario que los altos mandos de la empresa se conviertan en auténticos líderes y se desarrollen profesionalmente con herramientas y metodologías directivas modernas que les permitan lograr el crecimiento de su capital humano, la mejora de los procesos productivos, administrativos y comerciales de la compañía y que además sean capaces de forjar equipos de alto desempeño.


En otras palabras, es indispensable que exista una planeación estratégica formal, basada en directrices claras y en objetivos estratégicos ambiciosos, y que estos objetivos sean comunicados en forma clara y efectiva al personal para que sean aceptados como propios por todas las personas y áreas responsables de cumplirlos.


La preparación para lograr todo lo anterior no siempre se obtiene de la experiencia acumulada por el fundador o director de la Empresa, ya que como dicen los Gurús del liderazgo: “No es lo mismo tener 25 años de experiencia, que un mismo año que se repite 25 veces”, y es ahí donde radica la importancia de estar asesorado por un Coach de Negocios, experto profesional que tiene el conocimiento y la capacidad para guiar y desarrollar el talento de los directivos por el camino del aprendizaje y el crecimiento continuos.


Por este motivo, este mes dedicamos nuestro boletín a hablar sobre el Coaching Directivo, una valiosa herramienta que brinda la posibilidad a los propietarios o directivos de alto nivel de las organizaciones de definir un rumbo claro y de ejecutar acciones que los acerquen cada día más al cumplimiento de las metas clave de la empresa.


Entre sus principios, el Coaching postula el respeto por la autonomía de la persona, facilitándole una reflexión crítica, junto con el proceso de enseñanza que permite ayudarlo a encontrar solución a sus propios problemas.


El término Coaching Directivo es un concepto del cual se viene hablando desde principios de los noventa, aun cuando en nuestro país el término se comenzó a utilizar masivamente hacia finales de esa década. Este concepto que en la actualidad está tan en boga, no lo ha inventado ningún “GURU” de Recursos Humanos ni del “Management”, sino que lo pronunció hace más de 2,500 años el filósofo Griego Sócrates.


Sócrates invirtió la trayectoria de la historia de la filosofía y con su aportación también determinó para el futuro las funciones de un "coach" o entrenador para directivos. El arte de la mayéutica del ayudar a dar a luz o "la comadrona de las almas"- era el método que utilizaba Sócrates para sacar de sus discípulos el conocimiento que tenían dentro y que aún no habían desarrollado.


Esto mismo es lo que hacen los consultores de "Coaching" con los empresarios y directivos: los ayudan a que aflore en ellos todo el potencial personal y profesional, ayudándoles a aprender, para que el discípulo aprenda a encontrar por sí mismo la solución a sus retos y problemas.


Sin embargo, no hay que pensar en el "Coach" como el responsable del desarrollo directivo, sino como aquella persona que ayuda al directivo a desarrollarse: El "Coach" no dice nunca qué, ni cómo hay que ejercer la dirección.

Lo que si hace un buen "Coach" es hacer las preguntas abiertas clave que permitan la reflexión crítica de su discípulo con el objetivo de que él mismo responda y tome conciencia de lo que hace mal y de lo que hace bien y de lo qué hay que cambiar en su estilo de dirección.


Los especialistas definen el Coaching Empresarial como:

"El acompañamiento y crecimiento de una persona o equipo de trabajo a partir de sus necesidades profesionales, para el desarrollo de todo su potencial, aprovechando los conocimientos técnicos de su área" (Team Building).



Esta definición recupera el concepto del “acompañamiento” y precisa el ámbito del Coaching: Las necesidades profesionales de todo Gerente o Director. Elimina, por tanto, las necesidades privadas, lo que permite confirmar, no obstante la similitud observada, de que las finalidades de uno y otro no son en modo alguno intercambiables.


El Coaching Deportivo por el contrario, apunta al desafío, ésto es, que la persona o el equipo coacheado gane el partido o competición, en un contexto donde las reglas están previamente definidas. Profesionalmente las personas trabajan a corto o mediano plazo en situaciones a menudo inciertas y complejas. Tienen que gestionar aspectos imprevisibles, tanto en el plano técnico como en el humano o relacional, en un universo en el que el cambio se acelera y en el que su situación tiende a hacerse cada vez más inestable y precaria.


En conclusión, comparando ambos tipos de Coaching, se trata de métodos similares, pero con objetivos y resultados muy diferentes, ya que ambas modalidades de Coaching se desarrollan en contextos en los que las dificultades no son muy similares.



Principios y beneficios del Coaching

1.- Respeto a la persona a la que se aplica el Coaching. No se trata de imponerle modelos, conocimientos técnicos o comportamientos. El Coaching le da la oportunidad de tomar perspectiva, de adquirir marcos de análisis que le permiten comprender mejor lo que vive y contemplar por si mismo modificaciones de comportamiento y modos de actuación pertinentes.

2.- Desarrollo de la autonomía de la persona acompañada. Dentro de lo posible, el coach evita crear dependencia. Pone en funcionamiento una práctica que permite al acompañado desarrollar su autonomía.

3.- Fuerte dimensión individual. El Coaching está orientado hacia el desarrollo del potencial del individuo y le debe ayudar a tomar conciencia de sus dificultades y obstáculos personales (autolimitación).

4.- Reflexión sobre el sentido del Coaching en las dos acepciones del término: Sentido como respuesta a la pregunta ¿por qué?, es decir búsqueda de elementos de comprensión a sus reacciones, como: ¿por qué se siente Ud. agredido cuando uno de sus colaboradores le hace una objeción? Sentido como respuesta a la pregunta ¿para qué?; definición de las motivaciones profundas de sus comportamientos, como: ¿con que finalidad (para qué) trabaja Ud. 50 horas a la semana sin concederse más de 20 minutos al día para almorzar?

5.- Deseo de Cambio. Las expectativas de aquellos que inician un Coaching son en primer lugar demandas de cambio y/o mejora de un comportamiento.


En resumen, aplicando el Coaching, su empresa y su organización podrán obtener entre otros, los siguientes beneficios de mejora entre sus directivos.

  • Mejorar el trabajo en Equipo.

  • Implantar habilidades y competencias efectivas.

  • Crear un entorno de talento, reflexión e innovación.

  • Mejorar la satisfacción laboral.

  • Reducir los conflictos internos.

  • Crear una cultura de compromiso con la empresa.

  • Mejorar las relaciones comerciales con los clientes.

  • Mejorar las relaciones laborales con Jefes e iguales.

  • Toma de conciencia y amplitud en la percepción del problema.


Como conclusión, el aprender habilidades de Coaching facilita las mejoras en las competencias personales y cualidades que deben tener los buenos directivos. Según el prestigioso estudio Executive Search 2019, que se realiza todos los años con encuestas a los directivos de todo el mundo, la habilidad de aplicar debidamente el Coaching y su implementación en la empresa, son sin duda las competencias mejor valoradas por las empresas en estos momentos.


CAJA MÁGICA

Una de las principales frustraciones que presentan las PYME’s en nuestro país radica en la falta de seguimiento y cumplimiento de sus objetivos comerciales y financieros, en buena parte causado por la insatisfacción de los estándares de calidad y servicio que el cliente exige, situación provocada por la pobre estructura y/o por la falta de visión y/o tacto comercial de la Dirección General, la falta de análisis de los mandos medios de la organización y la inconsistencia de la gerencia para dar seguimiento a los compromisos y acuerdos generados en las sesiones de planeación.


Todo lo anterior convierte a nuestros empresarios en “todólogos”, personas que desarrollan una gran capacidad de mando para operar y lograr objetivos a través del desarrollo de multi-habilidades administrativas, financieras y comerciales aprendidas sobre la marcha.


El Coaching Directivo permite al empresario reflexionar sobre sus errores y reenfocar sus esfuerzos y los de su personal en aquellas actividades de alto valor agregado para el cliente, con el fin de fortalecer su liderazgo y desarrollar sus habilidades directivas, potencializando el crecimiento de los colaboradores, logrando así también la integración de un verdadero equipo de trabajo.