El tablero de desempeño organizacional

data-analytics.jpg
Las organizaciones se encuentran constantemente en la búsqueda de la mejora y de alcanzar nuevas metas. El éxito depende de la capacidad que tienen para poder traducir esas metas en objetivos tangibles para todas las personas que son parte de ellas.

Y es que no se trata únicamente de buscar qué medir, sino de ser consciente que los términos en que esté definida la medición influyen en el desempeño y el comportamiento de las personas. Por ejemplo, si buscamos únicamente eficiencia eso obtendremos, probablemente a costa de calidad o de otros factores. Es por tanto que en la formación del tablero de desempeño deben reflejarse los lineamientos de la organización pero también existir un balance que asegure el logro de resultados paralelos: producir con calidad, incrementar las ventas con alta rentabilidad, etc.

A final del día el tablero de desempeño es el instrumento que da vida a la visión que se ha trazado la organización, traduciéndola a objetivos y midiendo constantemente el impacto logrado a través de la ejecución de los proyectos, planes y tareas. Obtener grandes resultados es consecuencia de un excelente sistema de trabajo y medición, cuyo éxito depende de 4 factores:

  • Centrarse en lo estratégicamente importante, planteando los objetivos con claridad y comprometiendo al equipo hacia la meta.

  • Asegurar que todos conozcan las tareas específicas y necesarias para alcanzar los objetivos.

  • Llevar la cuenta registrando los resultados, reconociendo y recompensando a quienes los satisfacen.

  • Establecer una rendición de cuentas regular en la que todos los miembros del equipo asuman su parte de responsabilidad.